El pasado mes de junio, la Universidad Complutense de Madrid organizó el II Simposio Iberoamericano de Motricidad Orofacial, un evento interdisciplinario con profesionales expertos de diferentes países en el área de la logopedia o la fonoaudiología, entre otras disciplinas.

Durante el simposio, tres logopedas presentaron un póster sobre “El abordaje de los problemas de alimentación en lactantes diagnosticados de síndrome de Wolf-Hirschhorn”. El trabajo de Ángela Martínez Enríquez, Belén Ordóñez Millar y Mónica Bartuilli Pérez demuestra la importancia del diagnóstico y tratamiento precoz de las dificultades en la alimentación que pueden presentar los bebés con SWH, ya que son determinantes para su correcto desarrollo.

El póster refleja un estudio de caso de uno de nuestros wolfillos. Parte del análisis de su situación tras el nacimiento, presentando ciertos elementos que condicionan su alimentación, como son la hipotonía o el labio leporino. Se diseña una intervención logopédica de rehabilitación motora oral basada en “técnicas orofaciales manuales para la adecuación de las estructuras, así como maniobras compensatorias de manejo y postura encaminadas a la normalización de la función de alimentación”.

El paciente presentó una evolución favorable, aunque, todavía con 3 años de edad, no come sólidos, lo que demuestra la necesidad de continuar con el tratamiento de logopedia, una terapia fundamental para nuestro wolfillos prácticamente durante toda su vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR