El pasado sábado, Alejandro Fernández y Beatriz Brioso se casaron, y tuvieron la gran idea de regalar a los invitados pulseras de la AESWH para dar a su boda un toque solidario. Asimismo, decidieron destinar el dinero de los regalos recibidos en la celebración a ayudar a nuestros/as niños/as.

Junto a la pulsera, los invitados recibieron una bonita tarjeta de agradecimiento con el siguiente texto:

“Gracias por compartir este momento con nosotros
Lo mejor de nuestra vida es toda la gente con la que nos cruzamos
por eso no queríamos que este día solo fuese especial
para los que están aquí.
Hemos decidido colaborar con una buena causa
y destinar el dinero de nuestro regalos
a la Asociación Española del Síndrome Wolf-Hirschhorn.
“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar,
pero el mar sería menos si le faltara una gota”

Muchas gracias Alejandro y Beatriz por tener ese detalle tan hermoso y acordaros de nuestra asociación!