El viernes 21 de febrero la Asociación Española del Síndrome Wolf-Hirschhorn y la Fundación Instituto San José firmaron un convenio de colaboración para que las personas afectadas por esta enfermedad rara puedan beneficiarse de unas condiciones especiales en tratamientos de rehabilitación tanto en sala como en la Unidad de Terapia en el Agua.

El presidente de la asociación, José Alberto García Campos, acompañado de su hija Mía, firmó con Ricardo Sanchís, gerente de la FISJ, el acuerdo que beneficiará a familias SWH.

La Unidad de Terapia de la Fundación, que cumplió su 10º aniversario el año pasado, es una unidad referente a nivel nacional. Su actividad principal es el tratamiento fisioterápico a pacientes con diferentes patologías, muchos de ellos niños, que pueden beneficiarse del medio acuático en su recuperación funcional. Es un tratamiento privado dirigido tanto a los pacientes hospitalizados en los programas de Rehabilitación de la Fundación, como a pacientes ambulatorios externos que provienen, en su mayoría, de la comunidad de Madrid y Castilla La Mancha.