“Desde siempre he creído que ayudar a los demás es lo que realmente puede ayudar a cambiar este mundo. Ser cirujano significa llevar a cabo esta acción de manera desinteresada, y aunque conlleve no disponer de tiempo libre, la satisfacción personal producida es inigualable.

El correr siempre me ha aportado un punto de relajación y de recuperación física y mental del trabajo diario, cosa que llevo realizando desde hace muchos años, llevando a cabo pruebas de diversa índole (maratones, pruebas combinadas con natación, etc…) y con la “suerte” de poder llevar esto a cabo con una buena genética que me ha permitido saltarme las lesiones. Y es esta genética la que muchas veces juega al azar con la aparición de diversidad de síndromes congénitos, algunos de ellos agrupados dentro de las denominadas “Enfermedades raras”, por su bajísima incidencia, pero con catastróficas consecuencias para el bebé (y sus progenitores). 

En España, la investigación a nivel de estas Enfermedades Raras no está en el grado de avance que debería, y su conocimiento sigue siendo escaso a nivel general (incluso medico).

A través de Delfi supe de la enfermedad (Síndrome de Wolf-Hirschhorn) por su pequeña Mía. Y tras saber más acerca de ella me di cuenta de la necesidad de poder ayudar, y qué mejor que aportar esa “salud” que he recibido para intentar mejorar la de Mía y la de todos los niños con el Síndrome. 

El motivo de esta #Doblemaratonbenefica no es ni más ni menos que aportar todo mi esfuerzo y sufrimiento con la finalización de las Maratones de Valencia y Málaga con 14 días de diferencia, en poder dar a conocer esta enfermedad y en poder recaudar fondos para su Asociación. 

Como dijo Gandhi: “Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga”.